Quieren prohibir ser candidatos a condenados por delitos de corrupción

La iniciativa obtuvo dictamen favorable en la Comisión de Justicia y se votaría en el recinto antes de fin de año. Rechazo del FpV-PJ y la izquierda.

El proyecto de ley para que las personas que estén condenadas por delitos de corrupción no puedan ser candidatas en las PASO quedó a un paso de ser tratado en el recinto de la Cámara de Diputados, luego de que la Comisión de Justicia, que preside Diego Mestre (UCR), emitiera dictamen favorable este miércoles.

La iniciativa, que pertenece a diputados de Cambiemos, fue avalada a pesar del rechazo del Frente para la Victoria-PJ y la izquierda, y sería votada por el pleno antes del vencimiento del período ordinario, el próximo 30 de diciembre.

El proyecto modifica el artículo 33 de la Ley Orgánica de Partidos Políticos 23.298, agregando que no podrán ser precandidatos quienes se encuentren condenados por los delitos de cohecho y tráfico de influencias, malversación de fondos, negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública, exacciones ilegales, enriquecimiento ilícito, encubrimiento y fraude contra la administración pública.

El texto a debatir que este supuesto se extiende “desde que exista sentencia condenatoria en cualquier instancia del proceso hasta su eventual revocación posterior, o bien hasta el cumplimiento de la pena correspondiente”.

A propuesta del diputado Julio Raffo, del interbloque del Frente Renovador-UNA, en el recinto se introducirá un cambio para especificar que la condena deberá ser dictada por un tribunal colegiado para que el precandidato quede impedido de participar del acto electoral.

La posición del FpV-PJ fue planteada por la rionegrina Emilia Soria, quien denunció que Cambiemos, “en su afán de la lucha contra la corrupción, soslaya un principio básico de la Constitución Nacional, que es la presunción de inocencia”, por lo que “este proyecto es una vergüenza”.

Juan Carlos Giordano, de Izquierda Socialista, advirtió que la propuesta del oficialismo es “una lavada de cara”.

Comentario