Monzó se lanzó en Provincia con guiño al peronismo y discurso anti grieta

El saliente presidente de la cámara de Diputados, Emilio Monzó, concretó hoy su retorno a la política activa bonaerense, territorio que tuvo “vedado” por su enfrentamiento con la gobernadora María Eugenia Vidal, también a punto de dejar el cargo, con un mensaje de apertura hacia el peronismo y un mensaje anti grieta.

Monzó eligió el Conurbano para su vuelta a la provincia: encabezó un acto en el club Nahuel, de Florencio Varela, donde dio algunas pistas de su futuro político. “Voy a caminar la Provincia para promover el diálogo y el consenso. Este no es tiempo de candidaturas; es tiempo de trabajar para cerrar la grieta entre los argentinos”, dijo el diputado, que desde el 10 de diciembre estarán “en el llano”.

Fue un mensaje cifrado, pero transparente: Monzó dejó en claro que de ahora en más hará política en la provincia, lo que tuvo vedado desde su pelea con Vidal, en 2015. Y que buscará acordaron con otros sectores, una idea que impulsó con el objetivo de acercar sectores del peronismo, cosa que ni Mauricio Macri ni su jefe de Gabinete, Marcos Peña, permitieron.

Tal como adelantó DIB semanas atrás, ahora Monzó inicia un camino que tiene como meta última una candidatura a la gobernación bonaerense, su territorio de origen, donde fue intendente y también ministro.

Pero por ahora optó por un mensaje de pacificaci´’on sin referencias electorales. La grieta “nos impide superar los problemas más graves de la Argentina; nos impide luchar contra la pobreza, darles oportunidades a los jóvenes, pelear contra la droga y construir un mejor futuro”, dijo.

En el final del acto, acompañó a Monzó el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. También estuvieron los diputados nacionales Nicolás Massot y Sebastián García De Luca; los legisladores provinciales Guillermo Bardón, Marcelo Daletto y Gabriel Monzó, el dirigente Fernando Niembro y decenas de concejales y representantes de distintos espacios de la tercera sección electoral.

El acto fue organizado por el senador provincial Eduardo Schiavo, quien habló de “decretar el fin del cepo político en la provincia de Buenos Aires” y convocó a tener “un candidato bonaerense y dejar de importar dirigentes porteños para gobernar la Provincia”. También hablaron el dirigente de Varela Sebastián Pareja y el concejal de ese distrito Maximilano Bonderenko.

Monzó destacó la “necesidad de respetarnos unos a otros, de no pensar en blanco o negro y de tender puentes de entendimiento entre hombres y mujeres de todos los sectores”. Valoró a dirigentes como Omar Perotti, Sergio Uñac, Horacio Rodríguez Larreta, Nèstor Grindetti, “entre muchos otros que son hijos de la democracia y que pueden liderar el futuro de la Argentina desde los consensos, el pluralismo y el diálogo”.

Comentario